martes, 27 de abril de 2010

Gacela en Perdiguera





Hace unos días le comente a un amigo y gran fotógrafo que teníamos un encuentro en Zaragoza de bicicletas clásicas y que tenía un blog donde colgaba artículos sobre la bici en el mundo rural. Inmediatamente me contó la historia de su bici y en menos de una hora estábamos en su casa de Perdiguera (Zaragoza) haciéndole fotos.

La bici es una BH Gacela que ha tenido desde que era pequeño, para el es muy especial por los recuerdos que le traen y de vez en cuando la pasea por su pueblo Monegrino.

Tiene otra del mismo modelo pero fabricada unos años mas tarde, tuvo la suerte de encontrarla y se la compro para usarla en Zaragoza. Las bicis de nuestra infancia siempre nos marcan y aunque ahora tengamos bicis modernas nunca nos devolverán esas sensaciones de la infancia.

Tener una bici de pequeño siempre fue algo grande, podíamos escaparnos lejos de casa y volver sin que nadie sospechara nada, o por lo menos eso pensábamos, cuantas caídas, cuantos sudores a lomos de nuestras bicis, sí veíamos una película del oeste americano no tardábamos en hacer el indio sobre nuestras maquinas.

4 comentarios:

Reciclone dijo...

Recuerdo los días de Agosto de los años setenta, a las tres de la tarde... Salíamos todos disparados sobre nuestras BH plegables y, es curioso, no recuerdo ni el calor, ni el cansancio... sino una sensación de libertad que nunca más he vuelto a experimentar y los caminos por los que pasabamos y que hace tiempo han sido devorados por el cemento y el asfalto

David Castillo dijo...

Es así Reciclone, antes podíamos ir por los caminos con nuestras bicis plegables y la toalla en el hombro, ahora tiene que ser una MTB con suspensión, con casco, zapatillas especiales para pedales especiales, etc.

Aun quedan por esta zona pueblos que en verano tienen los aparcamientos de bicicletas en las puertas de las piscinas a tope de bicis.

Victor dijo...

Saludos.

Todavia recuerdo aquel clac, clac que hacian los pedales al pasar por el protector de cadena de mi vieja BH, recuerdos de cuando era niño y quedaba todo por decubrir.

Un abrazo Victor

David Castillo dijo...

Gracias Victor por tu comentario, las bicis antes hacían ruido pero nunca nos preocupo, ahora un ruido y ya estamos cambiando alguna pieza.